Nuevos instrumentos para música nueva

La Linux Audio Conference de Berlín mostró cómo se puede revolucionar la música electrónica con programas e instrumentos hechos por los propios compositores

Hay cierta sensación de comunidad anarquista cuando se circula en la sede de este encuentro de músicos electroacústicos, en la Universidad Técnica de Berlín.

Muchachos de todas partes del mundo discutiendo horas frente a computadoras personales, con sus audífonos puestos, hablando en una jerga inextricable.

Otros frente a circuitos de función irreconocible, conectando cables a aparatos que parecen ser desechos de otros misteriosos circuitos electrónicos.

En la Linux Audio Conference se trata de recrear la música: inventar nuevos sonidos y nuevos aparatos que los ejecuten.

Novedades revolucionarias

“Acá se están buscando novedades, podríamos decir revolucionarias, en el ámbito tecnológico. La plataforma Linux, y en general las plataformas llamadas de código abierto, permiten una nueva relación con la tecnología”. “Aquí todos colaboran con todos, es una comunidad. Vamos indagando posibilidades y redefiniendo el concepto de música”, explica uno de los curadores de esta conferencia, Miguel Álvarez Fernández.

Y, ciertamente, acostumbrarse a los sonidos de la vanguardia musical requiere entrenamiento, aunque los músicos aquí opinan que no es una ruptura con la música tradicional.

“Sigue siendo lo mismo que la composición musical. Utilizo técnicas del barroco, de la música medieval; creo que sigue siendo lo mismo. Lo único que cambia son los medios”, me explica otro de los compositores invitados a la conferencia, el mexicano Edgar Barroso.

Nuevos sonidos para los oídos

A un costado está otro mexicano, Sergio Luque. Acaba de estrenar su obra “De la Incertidumbre” en la sala del Instituto Cervantes. Luque trabaja con un generador aleatorio de sonido, lo que le permite literalmente encontrar sonidos nunca antes escuchados por el oído humano.

Lo que no hay por ningún lado, y es lo que desconcierta y hace difícil la entrada en este mundo, es la ausencia de melodías.

“Es cierto, esta música está concentrada en timbres complejos, que para la mayoría de la gente sería ruido, pero que a mí me rompería el corazón si dijeran que es tal, aunque ya me lo han roto un par de veces; creo que es cuestión de acostumbrarse”.

Luego de un par de horas de concentración en esta música y luchando contra las costumbres tradicionales del oído propio, las emociones comienzan a surgir: es un mundo algo inhóspito, donde la guía de la melodía falta, pero donde comienzan a surgir emociones del todo comparables con la música tradicional.

Lo que en un principio era puro desconcierto se va haciendo más cercano y ya se puede comenzar a creer que este extraño mundo musical se tranforme alguna vez en la música usual que, quién sabe, quizá la próxima generación ya deposite, expectante y nerviosa, en su aparato de reproducción de CD’s.

~ por corrientelectronica en abril 6, 2007.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: